Corazón

Por Jorge H. Haro

El día de nuestra boda, yo le entregué mi corazón. Ella lo puso en un frasco con formaldehído, junto a mis ojos, lengua y riñones. Mi hígado lo hizo encebollado. Mi cabeza ahora cuelga arriba de la chimenea donde nos juramos amor eterno.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s