El favorito de mamá y papá

bebé-abuso-1040x541

Por José Ricardo Contreras S.

Desde bebé Alejandro, siempre fue un niño al cual todas las personas quienes lo conocían querían cargar; rubio de ojos color miel, con una sonrisa angelical, fue siempre un niño sumamente carismático. Creció en la opulencia donde todo cuanto pedía se le daba; malcriarlo no era problema para Tomás y Marcela, sus padres. Para la familia y amigos, siempre resultaba ser el niño más hermoso, quien hacía las gracias más divertidas y él se crecía con ello a pesar de su corta edad.

El día de su cumpleaños número cinco, su madre le preparó una fiesta con payasos, piñata y pastel. Todos sus amiguitos del kínder asistieron al centro de eventos en la calle J Genet donde disfrutaban de los espectáculos, los juegos y demás cosas dentro del recinto. Pero para Alejandro, el momento más esperado era el regalo de sus padres quienes le habían entregado una pequeña caja que cabía en sus dos manitas. Era lógico pensarlo,  no era el carro eléctrico esperado ni el traje de superhéroe faltante en su colección. Abrió desesperado la pequeña caja. En cuanto hubo terminado, descubrió que se trataba de un par de zapatos tejidos a mano en color amarillo de estambre. Se sintió contrariado, pues hacía algo de tiempo, había dejado de ser un bebé. Su madre y su padre voltearon a verse. Se sonrieron. Le dijeron que dentro de algunos meses, llegaría un hermanito. Alejandro empezó a brincar de alegría, salió corriendo del cuarto de los regalos al patio y le dijo a cada una de las personas asistentes a su fiesta de la próxima llegada de un hermanito. Un poco más tarde, ese mismo día, presumió a sus amiguitos que cuando su hermano naciera, le habrían de llamar Hulam como al personaje favorito de una caricatura de un súper héroe quien libraba grandes batallas en contra de los malos. Sus amigos celebraron con él.

El tiempo pasó. Marcela se enteró por medio de un ultrasonido; su bebé no sería un niño sino una niña; así junto a su marido Tomás, le dieron la noticia a Alejandro. El niño no comprendía, habló de la posibilidad de un Santa Claus equivocado a quien le pidió un hermanito, no una hermanita en la navidad pasada. Dijo a su madre de su descontento por tener una hermanita pues su amigo Simón tenía una y lloraba por cualquier cosa; sus padres sonrieron pero él lo tomó como una burla e hizo un gran berrinche el cual culminó en  la compra de más juguetes por parte de su padre pero ya no satisfacían sus ganas de tener un hermano. Se sintió decepcionado.

Los meses transcurrieron. El momento del alumbramiento por fin sucedió y Marcela dio a luz a una hermosa niña a quien pusieron por nombre Isabel, como la abuela. Cuando se la presentaron, no quiso verla; cada vez que alguien se la arrimaba, intentaba agredirla. A la par, la bebé se convirtió en el centro de atención de todas las personas, relegando a segundo lugar el sitio de Alejandro quien se sintió cada vez peor y su resentimiento empezó a crecer; ya no solo era la niña que nació en lugar de su hermano sino además, le robaba la atención de todas las personas.

Las tías, las amigas, los primos, todas las personas se deslumbraban con el encanto natural de la niña quien disfrutaba de las travesuras que su hermano le hacía cuando le rayaba su piel.

Al percibir los celos de Alejandro sobre su hermana, sus padres preocupados, acudieron a la ayuda de un psicólogo quien les comentó sobre el hecho como un proceso natural y pasajero; les mandó a hacerles jugar juntos y compartir el espacio como hermanos.

Días antes de llegar a su cumpleaños sexto, Tomás y Marcela obligaron a Alejandro a jugar con su hermana en el patio de juegos situado en el segundo piso de la casa; su hermana empezaba a dar sus primeros pasos; al verla torpemente caer y levantarse, Alejandro tuvo una idea; abrió la puerta de protección de las escaleras del segundo piso y la empujó con todas sus fuerzas. La bebé rodó sin poder detenerse un solo momento. Al llegar al suelo, Marcela corrió a revisar a su hija. Ya estaba muerta. Alejandro dijo:

– ¡Ahora  soy el favorito de mamá y papá de nuevo!

2 comentarios sobre “El favorito de mamá y papá

Los comentarios están cerrados.